La invasión de siempreverdes pone en riesgo la diversidad de aves.

Urbanismo 06 de marzo de 2018
En las áreas no invadidas se detectaron 24 especies de aves más que en los siempreverdales. Entre 1983 y 2009, el área dominada por siempreverdes en las Sierras Chicas aumentó 76 veces.
Siempre verde

Córdoba. En nuestra provincia, una de las principales especies arbóreas invasoras de las Sierras Chicas es el siempreverde (Ligustrum lucidum), que se caracteriza por su capacidad para expandirse velozmente y por ser altamente competitivo para las especies nativas.

Según datos de un estudio realizado por investigadores de la UNC, en las Sierras Chicas cordobesas esta especie tuvo un crecimiento exponencial: pasó de ocupar 50 hectáreas en 1983, a 3850 hectáreas hacia fines de la década de 2000.

Su avance genera cambios drásticos en el ecosistema del lugar. No sólo reduce la diversidad de árboles nativos, sino que empobrece la estructura vertical del bosque. Esto deriva en una simplificación estructural de la vegetación y, en casos más extremos de invasión, la desaparición total de la vegetación que crece debajo del dosel arbóreo. Todo ello atenta contra la diversidad de aves del bosque serrano. 

El estudio determinó que la invasión del siempreverde limitó la diversidad de aves típicas del bosque serrano, como rey del bosque, cuclillo canela, chinchero grande, tacuarita azul y arañero cara negra, entre otras, y favoreció la proliferación de aves generalistas y de áreas abiertas, como palomas, zorzales, chingolos, cotorras y naranjeros.

Las especies generalistas son aquellas que pueden vivir en muchos lugares diferentes, ingerir gran variedad de alimentos y tolerar condiciones ambientales muy distintas. Mientras que las especies denominadas especialistas o típicas de bosque, como muchas del  bosque serrano, sólo pueden vivir bajo condiciones alimenticias y ambientales específicas, y su presencia peligra cuando la región es transformada.

Infografía Siempre Verde

06-03-2018