Por fin, pueden trasladar al jinete José Guerra Rivera a su país.

FESTIVAL 24 de febrero de 2018
El representante de Chile continuaría su rehabilitación en una clínica de Rancagua, a donde lo llevarían el lunes.
José Guerra Rivera

Jesús María. La noche del 6 de enero, el chileno José Luis Guerra Rivera fue derribado por el caballo que le tocó en suerte jinetear y sufrió traumatismo cráneo-encefálico, gravísima lesión por la cual quedó internado para valoración neurológica, con pronóstico reservado.

Atendido de manera preferencial en el Sanatorio Caroya, continuó estable, con sedación farmacológica, pero su recuperación –casi milagrosa- fue lenta.

La Comisión Directiva del Festival Nacional de Doma y Folklore siguió de cerca su evolución y atendió sus necesidades –inclusive reemplazando a sus familiares en el cuidado, cuando no podían hacerlo- hasta que, esta semana, el personal del Sanatorio les dio una excelente noticia: Guerra Rivera estaba en condiciones de ser trasladado a su país para que inicie la rehabilitación con la contención de su familia.

De inmediato, le pidieron ayuda al Consulado General de Chile en Córdoba para encontrar un centro de salud del otro lado de la Cordillera y al  Gobierno de la Provincia para concretar su traslado.

El 21 de febrero, el Cónsul de Chile informó que recibió respuesta de los Ministerios de Relaciones Exteriores y Ministerio de Salud de la República de Chile, para que José Guerra Rivera fuera recibido en el Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins, de la ciudad de Rancagua. Tras una evaluación que hará el equipo de rehabilitación y neurología de dicho nosocomio, continuaría allí con su tratamiento.

A su vez, el Gobierno de Córdoba confirmó que el traslado se realizará el día lunes 26 de febrero en horas de la noche.

En un comunicado oficial, el Festival agradece públicamente “al Sanatorio Caroya por el profesionalismo, compromiso y calidez humana puesta para el cuidado de.José Guerra Rivera. Además, destacamos la gestión realizada por el Cónsul General de Chile, Frank Sinclair Manley, y al Gobierno de la Provincia de Córdoba, por los aportes para el traslado y posterior tratamiento en el país vecino. Para finalizar, reconocemos y agradecemos el compromiso y la dedicación de la Secretaria de Cultura y Obra Social de nuestra institución, Betina Blanquer, quien brindó su tiempo acompañando al jinete Guerra Rivera”.

24-02-2018