Con la habilitación y recuperación de nuevas salas, la Estancia de Jesús María recibió los 400 años.

Urbanismo 16 de enero de 2018
La colección arqueológica del museo se trasladó a otro espacio y quedó liberada la bodega para que los visitantes puedan recorrerla y conocer en detalle cómo era el proceso de producción de vinos en la época jesuita.
26937424_10214725295907215_2118459440_o

Jesús María. En el marco de sus 400 años, la Estancia Jesuítica habilitó y acondicionó nuevas salas para que los visitantes sigan sumando experiencias. 

En primer lugar, se despejó la bodega donde, hasta el año pasado, se conservaban las piezas arqueológicas del museo. Ese espacio quedó habilitado al público proponiendo un recorrido con conexión directa a los lagares, que permite conocer en detalle cómo era el proceso de elaboración de vinos durante la etapa jesuita, considerando que la producción vitivinícola distinguió a Jesús María de las demás Estancias pertenecientes a la Compañía de Jesús. 

En ese sitio, en 1747, se llegó a producir un promedio anual de 12 mil litros de vino.

La sala de arqueología se trasladó y ahora se encuentra en la planta alta del museo. 

En otro rincón de la Estancia se habilitó la muestra "Arte religioso y Jesuitas", que incluye una serie de obras, pinturas, esculturas y grabados del siglo XVIII y XIX que fueron sometidos a un proceso de restauración durante, al menos, tres años. 

Por último, quedó inaugurada la exposición "Jesús María 400 años" con 17 cuadros que fueron premiados en el tradicional Encuentro de Pintores que realiza todos los años la Municipalidad. Permanecerá abierta hasta fines de febrero. 

16-01-2018

Te puede interesar