Reglamentaron la ordenanza de agroecología en Colonia Caroya.

Negocios 01 de noviembre
A dos años de su aprobación, entra en vigencia el texto que busca cambiar a mediano plazo la producción de la zona rural. Ya hay 10 productores integrados y cuatro recibirán la certificación oficial.
Feria Agroecológica
Feria Agroecológica

Colonia Caroya. La ordenanza 1911, de producción agroecológica, entró en vigencia hace algunos días pese a que fue aprobada en septiembre de 2015, días antes del cambio de gobierno municipal.

La reglamentación demandó mucho tiempo y terminó siendo un libro de 46 páginas con los protocolos de cada producción para lograr la certificación.

La elaboración de productos agroecológicos significa que los alimentos son producidos sin usar agroquímicos, respetando el ambiente, promoviendo el bienestar animal y estimulando la biodiversidad; son obtenidos por productores que trabajan en redes solidarias de cooperación y ayuda mutua, respetando los derechos laborales y humanos y apostando al encuentro directo entre productor y consumidor.

En la actualidad son 10 los integrados bajo este sistema, pero no todos pueden participar activamente de las reuniones.

En sus emprendimientos producen hortalizas, frutas, huevos, maíz y artículos de granja. La demanda, progresivamente, se va incrementando a nivel local y regional.

Comercializan a través de la participación en ferias, la venta directa al público en sus campos o a través de redes de consumidores organizados.

Con la mirada a futuro, de ser la ciudad productora de alimentos para Córdoba, el titular de la Agencia de Desarrollo Productivo, Martín Piazzoni; la Ing. Mariela Puerta, de la Municipalidad de Colonia Caroya; los Ing. Agr. Ariadna Arrigoni y Luis Narmonda; y Emilia Solfanelli, elaboraron la reglamentación.

La ordenanza establece dos zonas agroecológicas: la Nº 1, apuntado a tierras conflictivas para la aplicación de fitosanitarios por encontrarse linderas a las zonas urbanas; y la zona Nº 2, que abarca al resto de la zona rural.

Los que estén dentro del primer grupo, recibirán la eximición total de la tasa a la propiedad y del agua de riego, mientras que los ubicados en el segundo tendrán un descuento del 50 por ciento siempre que se adhieran a la propuesta municipal.

También existe el caso de propietarios que tienen terrenos ociosos y pueden cederlos bajo contrato a familias que buscan tierra para producir, con beneficios para ambas partes.

La certificación se hace a través de una comisión integrada por técnicos profesionales, los mismos productores y dos consumidores. Hace tiempo vienen trabajando en el proceso de tres  personas –Jorge Bracaccini, Berta Portal y Danilo Fantini- y el  establecimiento Chacra de Luna, que en noviembre recibirán la identificación de producción agroecológica.

01-11-2017

Te puede interesar